GANSOS SALVAJES

Gansos Salvajes

En la noche…

Gansos salvajes

No tienes que ser bueno.

No tienes que caminar de rodillas durante cien millas por el desierto, arrepintiéndote.

Sólo tienes que dejar que el suave animal de tu cuerpo ame lo que ama.

Háblame de la desesperación, la tuya, y yo te hablaré de la mía.

Entre tanto, el mundo sigue adelante.

Entre tanto el sol y las claras piedrecitas de la lluvia transitan por los paisajes,

entre las praderas y los árboles profundos,

las montañas y los ríos.

Entre tanto, los gansos salvajes, en lo alto del limpio aire azul, vuelven a dirigirse a casa.

Seas quien seas,

por más aislado que estés,

el mundo se ofrece a tu imaginación,

te llama como estos gansos salvajes,

severo y excitante,

anunciando una y otra vez tu lugar en la familia de las cosas.

                                                                                                                                                                                             Mary Oliver

Libro: “El viaje del héroe. Un camino de autodescubrimiento” Stephen Gilligan y Robert Dilts. Rigden institut gestalt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *